El Enigma del Campanario de Alcolea

Tags

, , , , ,

Una de las mayores virtudes de la amistad es entender y ser entendido. Esa reflexión, que debo decir se debe a Seneca, me hace poder considerar mi relación con Santiago Gómez Sierra como a un amigo. Hoy día es Obispo titular de Vergi y Auxiliar de Sevilla, pero su primer destino pastoral fue precisamente en Alcolea, dónde ejerció como párroco en Nuestra Señora de los Ángeles desde el año 1983 hasta el año 1991.

Creo que desde el principio de conocernos tuvimos muy buena relación, al igual que la tuvieron con él el resto de jóvenes alcoleanos que frecuentábamos la parroquia en aquella época. En esa buena relación y teniendo en cuenta mi profesión me pidió ayuda para resolver algo que para él no tenía sentido: una iglesia sin campanario. La actual ermita al menos tenía una espadaña en la que colgaba una pequeña campana, pero en la iglesia principal ni siquiera habían pensado en eso. No sé si alguien lo había pensado antes que Santiago, pero lo que está claro es que quien hizo el campanario fue él, eso sí, con mi humilde colaboración.

Imagen2

Vista aérea de la Iglesia con el campanario a la derecha.

Santiago, preocupado como párroco tanto de la parte espiritual como de la parte material se preocupó durante su ejercicio pastoral de los inmuebles que estaban a su cargo. Hizo reparaciones en la Ermita y la uso habitualmente, a él se deben, por ejemplo, las vidrieras actuales de las ventanas laterales. En este sentido, pensaba, con toda razón, que en la Iglesia debería haber un campanario.

9405_html_m5230fae3

Una de las vidrieras de la Ermita de Alcolea.

Las campanas son habituales en las iglesias cristianas desde el siglo V, aunque se conocen en todo el mundo desde antiguo (2Cor 13:1), y constituyen un elemento importantísimo en todos los sentidos. Además de advertir los cultos, sirven como anuncio sonoro de las horas e incluso se usan para dar conciertos, ya que las campanas se afinan teniendo cada una nota concreta e identificada de la escala musical. La campana tal como la conocemos en el mundo occidental, debe su extraordinario sonido lleno de armónicos tanto a su forma como al metal con el que está hecha que es bronce, es decir de una aleación de cobre y estaño con una mayor proporción del primer. En algunas épocas se pensaba que una campana sonaba mejor si contenía metales preciosos en su composición, lo que servía para engordar el patrimonio de los campaneros que procuraban no desilusionar a los donantes rechazando los donativos en oro, pero nunca los incorporaban a la campana ya que no beneficiaría su sonido en absoluto.

Proyectar y construir un campanario parece algo sencillo, cosa que no voy a cuestionar, pero sobre todo es algo singular, máxime cuando se trata de adosarlo a un templo ya existente. Desde el primer momento tuve claro que lo haría con estructura metálica, pero decidí independizarlo de la estructura metálica para no convertir toda la iglesia en campanario. La cruz, que corona el campanario estaba en la iglesia, se desmontó y se puso en el campanario.  La proporción, altura, forma y situación no necesita mucha explicación, aunque probablemente sí algunos elementos de su diseño, que pasaré a comentar a continuación.

El diseño, desde el punto de vista simbólico, está basado en el número tres: tiene tres soportes, una cubierta con tres lados con cortes triangulares para disminuir la resistencia al viento y su número es el resultado de multiplicar tres veces tres. El número tres está relacionado con la divinidad desde el antiguo Egipto, estaba presente en los tres departamentos del templo de Salomón, en la edad media era atribuido al ser Supremo, está presente pues en todas las religiones: escandinavas, hindúes, hebreas, cristianas, etc. Matemáticamente es el primer número ya que se necesitan tres puntos para formar un triángulo, que es la primera figura plana, siendo un número neutro igual que todos sus múltiplos. Para Pitágoras era símbolo del mundo fenomenológico pues el número 3 rompe con la dualidad y el antagonismo y aportando una nueva posibilidad equilibradora. Los colores primarios son tres, de ellos se derivan todos los demás.

No voy a continuar porque es interminable la lista de virtudes o reflejos en nuestra vida que tiene el número tres, y por supuesto de su aplicación en la construcción. Me centraré más en contar una relacionada con Don Santiago y el campanario.

Es proverbial que la financiación de las obras parroquiales está compuesta de donativos y economías, y quizás de lo que hoy está tan de moda, por necesario, que es la regla de las tres erres: reducir, reciclar y reutilizar. De esas tres, la mejor es la de reutilizar. Pues bien, sabiendo Santiago que en la parroquia de Almodóvar había una campana sin uso, solicitó a quien correspondiese dentro de la diócesis que la donasen para nuestra parroquia y así lo hicieron. Lo que nadie donó fue el transporte que se hizo en el propio utilitario de Santiago, que era un modesto Renault 5. Y no hay mucho más que contar, desde la capilla en la que estaba guardada, hasta el coche de Santiago, el transporte se hizo a brazo, entre él y yo, al igual que la descarga en Alcolea. Si miráis la campana, pensad que es de bronce, calcular a ojo lo que pesa, aunque yo os lo diré: mucho, pesa mucho. Pues esa es la anécdota, pensad en nosotros dos transportando la campana y lo que bajó la suspensión del coche cuando la cargamos en el maletero.

En fin, éramos jóvenes. Pero de eso también va esta historia. Don Santiago Gómez y yo nacimos en el mismo año, con menos de un mes de diferencia, lo que hace que tengamos la misma edad, y en aquella época, la misma juventud.

Imagen1

Detalle del campanario.

Pues precisamente nuestra edad fue el parámetro usado para dejar constancia de la fecha en la que se erigió el campanario, y lo hice de acuerdo con uno de los símbolos que contiene y que ya he mencionado. Quien lo encuentre y sepa nuestra edad, sabrá en qué año se construyo el campanario.

A quien le gusten los enigmas tiene una excusa para acercarse al campanario, buscar en él el número oculto y deducir la fecha de su construcción. Espero que os divirtáis y que lo encontréis.

88x31

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

Yo sé lo que hay ahí dentro.

Tags

, , ,

Más allá de tener la certeza de lo que se espera, o la convicción de lo que no se ve (Hb 11.1), la fe es el conjunto de todo en lo que se cree, incluyendo conceptos, hechos, doctrinas, conocimientos y por supuesto, personas. La fe, junto con la esperanza y el sentimiento, constituyen el núcleo central de la idea de Dios ya que vivimos por fe y no por vista (2Co 5:7) y, puesto que, bien nos posicionemos ante este postulado desde el conocimiento racional, o bien desde ese otro conocimiento que nace de una fuente interior que no tenemos que explicar, todos, absolutamente todos, creemos en algo y en alguien. Es en ese sentido en el que sabemos lo que hay dentro de algo o de alguien, y más, lo que hay dentro de cada uno constituye nuestra mayor esencia como personas, y darlo a conocer significa abrir nuestro interior, de forma que muy pocos saben lo que realmente hay dentro de nosotros, y los pocos que lo saben, no necesitan preguntar más.

Este es el relato de un instante en la historia de la Hermandad de los Dolores, concretamente del instante en el que una de las piezas cumbre de la imaginería religiosa andaluza de la segunda mitad del siglo XX, pasó a ser la imagen de María Santísima de los Dolores, titular de la Hermandad de los Dolores de Alcolea de Córdoba.

Es difícil a veces explicar el significado que tiene una Hermandad de Semana Santa en Andalucía para alguien de aquí y que además pertenezca a la Iglesia Católica, cuanto más para alguien de fuera de nuestra tierra y ajeno a la fe cristiana. Es incluso difícil explicárnoslo a nosotros mismos, aun habiendo pertenecido a un grupo de personas que fundaron una hermandad. Para entenderlo hay que conocer esta tierra, su gente, su historia y su idiosincrasia y pensar que, por encima de cualquier otra consideración de otra índole, así es como se entiende aquí la relación de lo intranscendente con lo transcendente, de lo material con lo espiritual, de lo temporal con lo eterno. Me imagino la cantidad de dificultades que tienen los que gobiernan una hermandad en la actualidad, y más, los que gobiernan la hermandad que yo mismo contribuí a fundar, y es a ellos especialmente a los que dedico este artículo, para que piensen que no hay dificultad que no se venza que, y si bien no podemos hacer lo imposible, sí podemos hacer lo que parece imposible. Para hacer esta tarea hacen falta muchas cualidades, pero la fundamental es creer en lo que se hace y creer en las personas con las que se hace. Para mí, el trabajo que hacéis se divide en tres partes: lo que todos ven, lo que ven sólo los que saben y lo que sólo veis vosotros.

En primer lugar está lo que todo el mundo puede ver y todo el mundo puede admirar, el cuidado de la imagen, los cultos, las salidas procesionales, el patrimonio de la Hermandad y el cuidado de éste, en definitiva la imagen externa de la Hermandad.

El segundo lugar lo ocupan esos detalles que sólo perciben los iniciados, los que han adquirido durante años sabiduría cofrade y pueden admirar el trabajo de una cofradía, el valor de una pieza de orfebrería o un bordado que se estrena o que se luce con especial mimo y ese tipo de detalles. Este segundo nivel hay que reconocer que a un cofrade le importa un poco más, no es lo mismo el aplauso de un turista despistado que  admira un espectáculo impresionante, aunque su admiración sea sincera y total, que el comentario de un experto alabando, aunque sea, un mínimo detalle en la parte menos visible del paso de palio.

El tercer lugar está compuesto por todas aquellas tareas, aquellos actos, aquellos detalles que nadie sabe, que nadie ve, todo aquello que hacemos por y para nosotros mismos. Todo aquello que, aun siendo necesario para que la hermandad funcione, forma parte de lo que hacemos y no decimos, o no enseñamos. Es ese grupo de cosas que se están y se quedarán siempre dentro de nosotros, que ni siquiera el que roza durante horas nuestro hombro bajo la trabajadera del paso llegará a saber. Esas, como a nadie se le escapa, son las verdaderamente importantes. A lo mejor, cuando pasen otros treinta y cinco años, alguno de esos pequeños detalles, pudiera constituir una historia que contar, si llega el caso, contadla como vosotros la hayáis vivido, los datos, las fechas, los detalles no son tan importantes como lo que realmente hay dentro de cada uno.

No aportaré nada nuevo si digo que durante la época de la fundación de la Hermandad las dificultades fueron grandes. Pensad que la media de edad que teníamos no superaba mucho los veinte años y la experiencia en estas cuestiones no superaba nada la que podría tener un grupo parroquial de un país en el que no hubieran oído hablar ni de lejos de la Semana Santa en Andalucía, ya que, en una escala del cero al diez, era cero. Redactar estatutos, organizarnos, decidir el nombre y el objeto de la hermandad, diseñar el escudo, etc. Se podrían decir dificultades de índole técnica y que os aseguro que se solucionaba en interminables reuniones del grupo inicial en las que acabábamos, según recuerdo yo, tomando las decisiones por unanimidad ya que no podíamos seguir adelante sino estábamos todos de acuerdo. Pero había otras dificultades que nos parecía mayores y desde luego sólo podíamos esperar que algún día se solucionasen con esfuerzo y trabajo, y eran las de índole económica. La hermandad necesitaba recursos para su funcionamiento, y la  primera inversión importante que afrontó fue la de comprar una imagen. Para conseguir fondos, cobrábamos los recibos, casa por casa, hacíamos loterías, poníamos ya una caseta en la feria (la primera estuvo aproximadamente dónde está la parada de autobús que hay delante del antiguo Cine Hidalgo), y nada original, pero nada que nos hiciera pensar en un horizonte a corto plazo que supusiera conseguir la cantidad económica que permitiera la compra de una imagen.

El presupuesto inicial para la compra de la imagen rondaba las cien mil pesetas, quizás algo más. Habíamos barajado distintas posibilidades pero sobre todo y dado nuestro escaso presupuesto lo que pensábamos era comprar una imagen antigua. En esa coyuntura nos dispusimos en septiembre del año1981[i] a viajar a Sevilla ya que teníamos noticia de una imagen de una dolorosa que se vendía. A ese viaje fuimos todos los miembros del grupo fundador de la cofradía que pudimos[ii], dada la importancia del encargo. Entiendo que la memoria es selectiva y de primera visita sólo recuerdo que no nos gustó, pero a aquella pequeña y momentánea decepción le siguió el entusiasmo que nos infundió nuestro mentor, Fray Ricardo de Córdoba quien, ya que habíamos hecho ese viaje nos sugirió acercarnos al taller del escultor Francisco Buiza, cuyo estilo, conocido por otras imágenes vistas, bien físicamente o bien en fotografías, como la imagen de Nuestra Señora de la Merced de Córdoba, tallada unos años antes, nos parecía adecuado a la idea que teníamos de una imagen de la Virgen, podríamos decir, incluso un tanto frívolamente, que se adecuaba a “nuestros gustos”. Hay que decir que en el momento de tomar la decisión de visitar el taller de Buiza, no disponíamos ni de lejos de la cantidad de dinero que suponían sus honorarios, pero teníamos, eso sí, la esperanza cierta, y si se prefiere por tanto, la fe en que la podríamos reunir

perdonGRAN CANARIAS

Ya en el taller de Buiza, supimos que sus honorarios por una dolorosa de candelero eran de ciento cincuenta mil pesetas. Antes de llegar nos alegramos de ser un grupo bastante representativo ya que, si el encargo se realizaba, podríamos transmitir al escultor la idea colectiva de “cómo debería ser la imagen”. Entiendo yo que todos teníamos una imagen ideal de cómo queríamos que fuera la Virgen de los Dolores, pero eso sí, cada uno la nuestra. ¿Cómo trasmitir eso a un artista? ¿Cómo un artista capta esa idea y la transforma en una imagen? Esas eran las preguntas que nos hacíamos y que incluso, ahora, tras treinta y cinco años de que exista la imagen y por tanto no pueda plantearse la posibilidad de que fuese otra, siguen sin tener respuesta para mí. Otra que tampoco tenía respuesta era la siguiente ¿cómo íbamos a poder reunir ciento cincuenta mil pesetas para pagar el trabajo de Buiza si aceptaba el encargo? Aun así, fuimos seguimos adelante dejando a nuestra fe, sólo comparable a nuestra juventud, la respuesta a esas preguntas.

A nadie se le escapa que haber conocido personalmente a uno de los mejores imagineros del siglo XX, como fue Francisco Buiza Fenández (Carmona 1922-Sevilla 1983) es un privilegio que me otorgó la Hermandad de los Dolores, y cuando me refiero a ello no me refiero a aquella hermandad en ciernes, si no a la hermandad de entonces y de ahora, porque es la misma. Francisco Buiza era un hombre adusto, de trato difícil aunque he de decir que las dos veces que hablé con él[iii], siempre fue correcto. Recuerdo especialmente como decía “no soy un santero, soy un escultor”. La  primer visita a su taller fue una experiencia única, y allí, en su taller, entre piezas de escultura, herramientas y bancos de trabajo, tuvo lugar la reunión en la que debíamos transmitir nuestra idea de dolorosa a artista cuyas manos deberían hacerla. Ni más ni menos. Cuando intento ahora ponerme en esa situación, me gustaría volver a vivir la emoción que supuso ese momento. Imaginaros la hermandad sin la imagen de la Virgen, tratad de imaginar cómo querríais que fuera… Sé que es imposible, pero esa es la inigualable experiencia que vivimos, y quizás ese fuera uno de los mejores premios que pudimos tener los que tuvimos la iniciativa de fundar la hermandad.

Situémonos de nuevo en aquella mañana accidentada, puesto que hasta tuvimos un pequeño percance automovilista con alguno de los coches en los que fuimos a Sevilla, dentro de la oficina de Buiza, mirando fotografías de imágenes y pensando cuál de aquellas podría acercarse a nuestra idea, si es que pudiera existir una idea colectiva en este sentido. Pues ese fue el momento al que me refería al principio, ese fue el momento en el que la imagen de la Virgen de los Dolores pasó a ser lo que ahora es.

Me recuerdo a mí mismo, y quizás a todos un poco impresionados por los trabajos que pudimos ver en el taller, entre ellos un cristo crucificado que, aunque no lo puedo asegurar, por las fechas bien pudiera ser el Cristo de la Exaltación de Málaga, en el que Buiza estaba trabajando entonces. En un momento me fijé en el busto de una imagen que estaba en el suelo en la fase inmediata a lo que en el argot imaginero se denomina “sacado de puntos”. Para los que no conozcáis la técnica de la escultura, el escultor comienza haciendo un modelo en barro, que se vacía en yeso, y es este modelo de yeso el que se traspasa a la madera mediante la “máquina de puntos” que es una artilugio que dispone de un punzón que traspasa traspasa las distancias del modelo de yeso al bloque de madera, “punto a punto” y sobre el cual con la gubia el escultor obtiene el volumen casi definitivo de la imagen que luego se tallará, modelará y encarnará para llegar a la finalización policromada que le conferirá el aspecto definitivo y realista.

DSC_6960

Volviendo a la reunión, hubo un momento en el que aquel busto me parecía de mucha mayor belleza, aun siendo sólo un dibujo en la madera, que la mayoría de las fotos que veíamos, no sé si incluso me pudiera llegar a parecer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas (Ap 12-1). Yo suponía que era una dolorosa que el escultor estaba haciendo por encargo de alguna otra cofradía, pero era tal su fuerza que me atreví interrumpir la reunión para preguntar. Mi intención era decir que, hasta el momento, era lo que más me gustaba, de lo que había visto, en el taller, en otras cofradías, en fotos y en la realidad (y aún a día de hoy sigo pensando lo mismo), y que ¿por qué no algo parecido a aquella imagen? Pero la pregunta que hice, señalando a aquel rincón fue:

—¿Y aquélla, no podría ser?

De forma automática, todas las miradas convergieron en aquella imagen, y todos empezaron a ver lo que yo ya había visto, aunque el que respondió fue el escultor con tono desabrido:

—Sí, podría ser, pero esa imagen cuesta más dinero.

¿Por qué? ¿Por qué el destino nos ponía en el camino algo que los recursos lo iban a impedir? ¿Por qué costaba más? ¿No nos había dado un presupuesto para una dolorosa “a nuestro gusto”? ¿Qué tenía esa imagen para que costase más dinero? Y ¿cuánto más costaba? Intentad poneros en mis zapatos allí y entonces, y en los de todos los demás ya que supongo que todos pensábamos lo mismo. La pregunta era obvia:

—¿ Y cuánto cuesta esa imagen?

—Doscientas cincuenta mil pesetas—, respondió Buiza, tan  serio como se había mantenido durante toda la reunión.

¡Casi el doble! Todo sucedió en un instante pero creo que, sin haber hablado entre nosotros, todos pensábamos igual: esa era la imagen que nos gustaría pero, era mucho dinero. No sabíamos como pagar los honorarios iniciales, cuánto más estos extraordinarios. Con todo, la siguiente pregunta era inevitable:

—¿Por qué cuesta tanto esa imagen?

No hubo ningún titubeo en la respuesta del artista, su semblante no se suavizó, de hecho me pareció que cuando nos lanzó su respuesta, como una sentencia, su aspecto adquirió una cierta majestad, que en realidad era orgullo de creador. Lo que Buiza respondió fue, literalmente:

—Porque yo sé lo que hay ahí dentro.

Aquello nos impresionó aún más. Francisco Buiza, que murió en apenas un año y medio sabía lo que había allí dentro. No os tengo que contar que la decisión de comprar aquella imagen junto con la de obligarnos a un esfuerzo extraordinario para poder financiarla, la tomamos todos de forma inmediata y sin necesidad de reunirnos en capítulo.

Besamanos-Viernes-de-Dolores.-Hermandad-de-los-Dolores-de-Alcolea-28

Creo que fue en ese mismo momento en el que supimos lo que había allí dentro, y, queridos lectores que habéis tenido la magnanimidad de llegar hasta aquí, creo que lo habéis hecho porque vosotros también lo sabéis. Estoy seguro que la próxima vez que tengáis que responder a preguntas del tipo ¿por qué veneras a la imagen de María Santísima de los Dolores de Alcolea? Más allá de saber que es muy favorecida (Lc 1-28), podréis responder seguros y orgullosos:“porque yo sé lo que hay ahí dentro”.

En Alcolea, a 17 de enero de 2.016.

[i] El viaje que se cita tuvo lugar el día 24 de septiembre de 1981.

[ii] En este viaje íbamos algunos miembros de la primera Junta de Gobierno de la Hermandad, encabezados por el Hermano Mayor, Gregorio Román. Nos acompañaba también Fray Ricardo de Córdoba y algunos de nuestros padres, lo que suponía un gran apoyo.

[iii] Vi dos veces en mi vida a Francisco Buiza, la primera vez fue la que corresponde a  la visita que se cita en el artículo. La segunda fue el día en el que fuimos a recoger la imagen, una vez terminada, Antonio López Espinosa y yo, el 9 de Diciembre de 1981.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

Si sale con barba San Antón…

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 46 23.FEB.15.

(Se comienza dibujando sobre un cuaderno de dibujo).

Bien ¿os gustaría saber lo que estoy dibujando? Pues… ¡Una figura! Estoy dibujando una figura, ahora bien, no estoy muy seguro a quien representa, será por tanto, si me sale con barba, San Antón y si no la Purísima Concepción.

img061

Esta expresión popular refleja la necesidad de planificar cualquier actividad que hagamos, por pequeña que sea. Anoche, todos planificasteis levantaros un poco más temprano, pusisteis el despertador, preparasteis la llegada puntual a esta reunión, si no lo hubierais planificado no estaríais aquí a buen seguro.

Pues entonces, si eso es para una pequeña actividad (y no me refiero a la planificación de la propia reunión, en la que estamos implicados todos los miembros, cada uno en su tarea) ¿qué deberá ser para una gran actividad? ¿Qué deberá ser para una actividad en la que comprometamos intereses profesionales y económicos? Obviamente debemos planificarla. Y planificar no significa saber todo lo que va a pasar en el futuro, sino reflejar en un plan de trabajo las decisiones que vamos a tomar para que los acontecimientos que ocurran sean lo más parecido posible a nuestros deseos y a nuestras necesidades. Quizás nos parezca que no podemos planificarlo todo, y es cierto, pero sí podemos y debemos planificar las actuaciones que dependen de nosotros, que son muchas.

  • No podemos planificar cuántas referencias y a quien se las vamos a dar en cada semestres o ejercicio, pero sí podemos planificar actividades para sistematizar cómo vamos a estudiar la posibilidad de encontrarlas cada semana.
  • Tampoco, realmente mucho menos, podemos planificar cuántas referencias vamos a recibir, pero sí podemos planificar cómo vamos a solicitarlas, y como vamos a controlar qué efecto hacen nuestras peticiones en las presentaciones  de 60’’.
  • No podemos planificar cuantos invitados vamos a tener, pero sí podemos planificar cómo afrontar la posibilidad de buscarlos (aquí hemos dado algunas pistas).
  • No podemos planificar cuándo vamos a faltar a una reunión por contingencia, pero sí podemos planificar tener un sustituto y que esté preparado para suplirnos cuando se produzca.

Esto nos ayudará a controlar las actividades que dependen de nosotros, que, si están bien planificadas, influirán positivamente en las que no dependen. Nosotros somos los únicos responsables de alcanzar nuestros objetivos en BNI, y una de las cosas que hará que nos acerquemos lo más posible a ellos es una buena planificación.

Si no, siempre nos queda responder cuando nos pregunten qué esperamos de BNI: “si sale con barba San Antón, y si no la Purísima Concepción”.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

Referencias de calidad. (2)

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 45 16.FEB.15.

Buenos días. Esta semana he tenido una reunión 121 con Rafael Molina de Limpiezas Atenea, en un momento de la Reunión, Rafael me dijo algo que quiero que comparta con vosotros. Por favor, Rafael.

(El resto del momento educativo corre a cargo de Rafael Molina)

El resultado que obtenemos en BNI depende de nuestro esfuerzo y nuestra dedicación, eso es algo que sabemos, pero no siempre, no todas las semanas, mantenemos la misma tensión empleamos todo el tiempo necesario en completar las tareas que nos exige nuestro grupo: preparar las presentaciones, obtener referencias, tener reuniones 121, etc.

Eso a veces hace que las referencias que demos sean un poco para “salir del paso”, y quizás hay algunas categorías profesionales que sufren más que otras estas “malas referencias”. Son esas referencias que, no cumplen con los requisitos necesarios para que se cree una oportunidad de negocio.

Yo, cuando estudio las presentaciones de cada semana y veo los clientes que buscáis, no me conformo con dar una referencia que sé, porque yo las he recibido, que no tienen detrás una buena oportunidad de negocio. Además de cumplir los requisitos “formales” como son: cumplir la petición del compañero, hablar con la persona a la que recomendamos el compañero y saber que lo puede escuchar o recibir, yo me exijo a mi mismo que en esa referencia esté implícita una oportunidad real de negocio.

Realmente quiero que cuando se reciba una referencia mía, se sepa que detrás “hay negocio”.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

121

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 44. 9.FEB.15.

(El momento comienza repartiendo una pequeña tarjeta que tiene por uno de los lados escrita una cifra: 121. La tarjeta se la dejo a todos los miembros con los que no he tenido una reunión uno-a-uno aún, y que no la tengo concertada. La dejo boca abajo, diciendo que no la levanten hasta que yo no lo diga).

121

Ya pueden levantar las tarjetas. ¿Quién tiene el número 121? ¿Todos? No todos no, sólo los que tienen tarjetas. ¿Alguien sabe lo que significa? (Puede que alguien lo acierte, pero no es probable. Se pide a alguien que lo lea en voz alta).

-121

-¿No lo puedes decir de otra manera?

-…

-Por ejemplo en inglés.

-One hundred and twenty one.

-Correcto, pero ¿de otra manera? (Esperemos que lo diga, si no es así, ayudaremos).

– One-two-one (que suena igual que one-to-one).

Efectivamente, one-to-one, uno-a-uno. A partir de ahora quiero que os repartáis muchas tarjetas entre vosotros, esa va a ser la particular forma que tendremos en BNI Compromiso de pedir a nuestros compañeros reuniones uno-a-uno.

Las reuniones son necesarias. Repasad la presentación del 24 de noviembre en la que se establecía la siguiente fórmula:

Reuniones uno-a-uno=Más referencias.

En este momento necesitamos crecer, para ello vamos a establecer todas las reuniones uno-a-uno que podamos, vamos a entregar muchas tarjetas con el número 121, o vamos a mandar un mensaje por whatssap. Haced un pequeño esfuerzo, conocernos más ayudará en mucho al grupo.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

El ojo izquierdo.

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 43. 2.FEB.15.

Buenos días:

¿Hay algún zurdo entre nosotros?

(Puede que haya o que no, la posibilidad es del 10% aproximadamente. En cualquier caso se continúa)

Todos habéis pensado en los que escriben con la izquierda, pero ¿y los que son zurdos de pie, hay alguno? (Id.id.)

Bueno hoy me interesan los que son zurdos de ojo ¿Hay alguno? (Probablemente nadie, o muy pocos, saben que eso existe)

Es interesante saber que también tenemos un ojo dominante ¿Queréis comprobar cuál es el vuestro? Bien, seguid mis instrucciones al pie de la letra:

  1. Mantened los dos ojos abiertos hasta que yo os diga.
  2. Buscad un punto fijo lejano.
  3. Estirad el brazo y enfrentad el pulgar con el punto elegido.
  4. Cerrad el ojo izquierdo. Si veis el punto elegido tapado, sois diestros de ojo, si no, sois zurdos.
  5. Para comprobar, cerrar el ojo derecho y abrid el izquierdo, los zurdos de ojo lo veréis tapado.

Bien ¿Interesante verdad? No sólo es interesante sino que además es un hecho cierto.

(Llamo a un compañero aparte y comento, en todo de cotilleo.)

-¿Qué te parece fulano? ¡Es zurdo de ojo! ¿Y mengano? ¡Es diestro!

(Intentaré hacer un cotilleo sobre este tema) (Le pido que se siente y me dirijo de nuevo a la audiencia).

Bien, es un tema interesante y es un tema cierto pero ¿para qué sirve? ¿Qué aporta en nuestro trabajo en BNI para alcanzar nuestros objetivos? Yo os lo diré: nada. No, no: menos que nada, porque es negativo, ya que nos hace perder el tiempo y alejarnos de nuestros objetivos principales.

Las reuniones uno-a-uno, los momentos de networking, los encuentros entre miembros deben aprovecharse para crear sinergias, establecer referencias, crear relaciones de confianza, conocer las necesidades de los compañeros para poder ayudarles, intercambiar conocimientos sobre BNI, ampliar nuestra red de contactos y todas las labores que establece el programa y la política de BNI.

Esto nos hará perder el tiempo, hará que nuestro esfuerzo sea inútil y, como decía Ortega: “el esfuerzo inútil conduce a la melancolía”, que es un estado negativo.

Olvidaros de todo lo que, aunque sea verdad y sea interesante, no sea estrictamente necesario para vuestro crecimiento y para el crecimiento del grupo, y por supuesto de cualquier otra cuestión que esté en el plano de la especulación o la habladuría. Todo lo que no sea seguir el camino hacia nuestro objetivo, nos aparta de él.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

Cómo conseguir tus objetivos en BNI.

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 42 26.ENE.16.

(Para el slot de hoy, me ayudaré de una patata y de una pajita para beber refresco)

Buenos días.

Esto es una patata (enseñándola). Un modesto tubérculo, o no tan modesto, ya que es un alimento importantísimo: los Incas deben su imperio a que podían alimentar a su población cuando otros pueblos no podían y lo hicieron gracias a la patata, Irlanda se libró de una gran hambruna en el siglo XIX gracias a la patata, en la URSS durante el siglo XX el auto cultivo en “dachas” de la patata ha sido sustento de su población, hoy día es integrante de muchos platos tradicionales, etc. De hecho yo no entiendo el mundo sin la patata, y como tampoco entiendo el mundo sin BNI, he querido compararlos.

Supongamos que conseguir nuestros objetivos en BNI es lo mismo que atravesar una patata. Por ejemplo, Andrés (a Andrés Arroyo, de Metálica Arroyo*) tú que trabajas taladrando metales ¿podrías taladrar esta patata? Él pregunta por la herramienta y entonces le muestro la pajita.

PATATA 1

Obviamente no puede. Me dirijo a Gonzalo R. Varo de Construcciones Brick. El resultado es el mismo. Cambio de estrategia, busco a un experto en gastronomía: Vicky Guijo, de Restaurante Regadera. Igual.

Entonces tomo la pajita y, taponando con el pulgar uno de los extremos, clavo la pajita atravesando la patata sin aparente dificultad (haced la prueba, se puede).

PATATA 2

El auditorio muestra una mezcla de admiración y sorpresa.

Compañeros, no es que no podíais taladrar la patata, es que no sabíais cómo hacerlo. En BNI pasa igual, para alcanzar los objetivos es necesario saber cómo hacerlo y para ello son necesarios:

  • Los talleres de formación
  • Lo que nos dicen los manuales
  • La política de BNI
  • Las explicaciones del equipo de liderazgo y comité de miembros durante la reunión.
  • Los momentos de educación
  • Todo el material, libros, publicaciones, podcasts, etc., que hay a nuestra disposición.

Siguiendo eso podréis, igual que podréis taladrar una patata, podréis alcanzar vuestros objetivos. Así de fácil

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

(*) Los miembros elegidos lo han sido obviamente por la actividad que representan. Siempre habrá actividades que puedan servirnos como “gancho” en nuestro grupo.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

 

Cinco formas de generar confianza.

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 40 12.ENE.16.

(Antes de leer la presentación, pedí a uno de mis compañeros que se pusiera detrás de mí, me dejé caer sin mirar y el me sujetó antes de que cayera al suelo. Este es un clásico juego de demostración de confianza).

Trust-Fall

He aquí cinco formas de generar confianza entre el resto de miembros de nuestro grupo:

  1. Mantén reuniones UNO-A-UNO. El primer método son las reuniones uno-a-uno, en BNI y en cualquier lugar, porque para tener relaciones de confianza, lo primero es tener relaciones. No es antes la gallina que el huevo, tus compañeros necesitan saber quien eres, para este fin busca reuniones uno-a-uno. Si no lo haces, no tendrás éxito en BNI. Seguro que no
  1. Cuenta historias. Utilizar las uno-a-uno para contar historias en las que hayáis resuelto un problema, ahorrado dinero a un cliente. No es lo mismo decir: “mis servicios pueden hacer ahorrar a quien los contrate dinero en…” que: “Juan Gómez, dueño del Restaurante Gómez, ahorró 3.000 € gracias a la gestión que hice mediante…” Cuando vuestros compañeros conozcan historias reales en las que se demuestre la eficacia de vuestros productos o servicios, estarán más cerca de contar lo que hacéis a otras personas que los puedan necesitar. Confiarán más en vosotros, personal y profesionalmente.
  1. Cumple tus compromisos. Los miembros de BNI esperan que cumplas tus compromisos que son: si se recibe una referencia hay que atenderla, llegar puntual a las citas (incluso a las reuniones). Tener que insistir en que me mandes tu perfil o no ser puntual, desde luego no hacen crecer la confianza en vosotros.
  1. Sirve a quien te sirve. Debemos tomar un compromiso de servicio al grupo siempre que podamos. Tener una actitud de colaborar y servir al grupo es una de las formas más visibles para ganar confianza ante el resto de los miembros. Una forma de hacerlo es aceptar las proposiciones que nos hagan cuando nos toque ejercer un cargo en el próximo semestre, como este mismo, en el equipo de liderazgo, etc. Debemos estar siempre dispuestos para mostrar nuestra actitud de servicio y colaboración con el grupo. Y por supuesto…
  1. Da referencias de calidad. Ganar la confianza de un miembro cuesta mucho, pero, creedme, se pierde en un segundo si damos referencias pobres. Y, por el contrario, dar buenas referencias es una excelente manera de ganar la confianza de nuestros compañeros. Dar buenas referencias, compartir contactos, hace ganar confianza incluso sobre la marcha por ejemplo durante una reunión uno-a-uno, si surge la posibilidad y llamar delante del compañero a un posible contacto para una referencia.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

 

Cinco preguntas que te ayudarán a dejar una buena impresión.

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 39 5.ENE.16.

Como siempre os digo, en BNI cada tarea, cada momento y cada punto de la reunión tienen importancia para conseguir nuestros objetivos. El momento de networking es algo más que estrecharnos las manos, ofrecernos un café o comentar cosas que ya sabemos. Es el momento en el que debemos ir trenzando nuestra relación de networking y quizás el único en el que podamos hablar con visitantes e invitados.

La primera impresión suele ser duradera y por tanto, condicionar nuestras futuras relaciones, y es por eso que debemos causar una buena impresión en nuestras reuniones de BNI, sobre todo en el los espacios dedicados a networking. He aquí, cinco preguntas que nos ayudarán en esta tarea.

  1. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? Es una alternativa al clásico “¿a qué te dedicas?” Las respuestas a esa pregunta son más personales, más interesantes y enriquecen más una conversación de networking.  Este punto de vista nos hará aproximarnos más a la persona con la que entablemos una relación. La conversación será normalmente más larga y se recordarán muchos más detalles, también de nosotros mismos.
  2. ¿Tu estás en el negocio de …, no es cierto? ¿Qué te llevó a ese negocio? O ¿cómo empezaste en ese negocio? Es una pregunta que también nos acerca a la otra persona, nos da oportunidad de hablar de las metas personales, de los deseos, crea, asimismo, un acercamiento. Recordar los comienzos está relacionado casi siempre con las emociones, y esto hará que la conversación sea también más larga, más personal y más productiva en cuanto a la posibilidad de entablar una relación futura.
  3. ¿En qué otros círculos como el nuestro te mueves para hacer networking? Esta pregunta es especialmente adecuada para romper el hielo por ejemplo justo después de la presentación, ya que hace que toquemos un tema en la conversación común a ambos y a la situación,  y además aporta información de otras organizaciones de que podrían ser de interés mutuo. Compartir información es también hacer networking.
  4. ¿Cuáles son los mayores retos a los que te enfrentas (o te has enfrentado) en tu trabajo? Es esta una pregunta que no debemos usar al principio de la conversación, pero sí cuando ésta ya esta avanzada. Si lo hacemos debemos ser especialmente receptivos a lo que nos cuente intentando aprender de sus propios retos para aplicarlos en nuestro trabajo. Sería genial que pudiésemos completar la conversación haciendo un comentario de un artículo, un blog, una publicación que hablase de un reto parecido. Es en ese momento cuando tras, intercambiar una tarjeta de visita podemos decir, “te mandaré un e-mail con el enlace”, aunque lo ideal y una muestra del éxito que hemos tenido es que nos pidan que se lo envíemos.
  5. ¿Cómo puedo ayudarte? Quizás sea esta la mejor pregunta de todas y que, obviamente hay que dejar para el final de la conversación. Es una pregunta que abre realmente una puerta a entablar una relación futura. No nos debe preocupar que la persona sea un profesional de éxito y que en principio nos parezca imposible prestarles ayuda, precisamente para eso le preguntamos. Si queréis establecer una relación profesional con una persona que os parezca que está en un alto nivel, esta es sin duda la mejor forma de hacerlo. Ojo, debemos ser sinceros si realmente no podemos ayudarle tal como nos lo pida, diciendo algo como “puede que yo no sea la persona adecuada, pero trataré de encontrar a alguien que podría ser capaz de ayudarte en esto”. Esta quizás sea, como he dicho la mejor pregunta, pero recordad que os compromete, debemos ser sinceros y si ofrecemos ayuda, debemos darla llegado el caso.

Recordad:

  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
  • ¿Cómo empezaste en este negocio?
  • ¿En qué otros grupos de networking te relacionas?
  • ¿Cuáles son tus mayores retos?
  • ¿Cómo puedo ayudarte?

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/

 

La importancia de completar el perfil en BNI.

Tags

, , ,

Presentación educativa sobre networking.

Grupo COMPROMISO, Córdoba (España). Sesión nº 38 29.DIC.15.

Ayer estuve viendo vuestros perfiles en BNI, y me llevé la sorpresa de que muchos no están completos, algunos ni siquiera tienen muestran vuestra foto. Hoy os voy a explicar por qué es importante tener el perfil de BNI cumplimentado en todos sus puntos, y lo voy a hacer contando una historia real, una historia sacada de la sección “My BNI story”.

De de hecho, completar el perfil de miembro de BNI es uno de los primeros pasos más importantes que hay que dar para obtener el máximo aprovechamiento de las posibilidades que presta BNI Connect: describir vuestra actividad profesional, palabras clave para búsquedas, BIO, perfil GAINS, y por supuesto una fotografía profesional  y el logotipo, ayudan a mejorar el proceso VCR (visibilidad, credibilidad, rentabilidad).

BNICONNECT

Nos situamos en Nueva York, en dónde un miembro de BNI recibió una referencia  para cubrir un evento nada más y nada menos que de Microsoft. La referencia se la había dado un miembro de BNI de Washington, quien tenía el contacto de Microsoft y sabía que necesitaban uno en Nueva York. Lógicamente, buscó a través de BNI connect todos los fotógrafos de Nueva York, y eligió a aquellos que tenían completo su perfil. Curiosamente había algunos que, siendo fotógrafos, ¡no tenían publicada ni siquiera su foto!

¿No hubierais hecho lo mismo vosotros?

Si os paráis a pensar es completamente lógico, no dar una referencia de alguien que sólo puedes conocer a través de un perfil incompleto.

Por favor, ayudaros a que cualquier miembro de BNI pueda daros una referencia, buscad un hueco en los próximos días y completad vuestro perfil.

Hagamos que madrugar merezca la pena, aprovechemos la reunión.

Licencia Creative Commons

Esta publicacíón está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

http://creativecommons.org/

http://www.carlosbaron.com/

http://www.arsetvia.com/